Brand Curator y Branded Content

Sin duda la gestión de las comunidades digitales es uno de los grandes focos de atención de cualquier negocio por grande o pequeño que sea. Atraer a un público, mantenerlo interesado, hacerles llegar nuestro mensaje… no es tarea fácil.

En el caso de las personas emprendedoras, es una tarea brutal. Hay quien estas cosas las hace de forma natural, y hay quien necesita una planificación de casi al minuto en su calendario.

Si algo es seguro, es que da igual si eres emprendedora o una gran multinacional, hoy en día la audiencia no se cree a pies juntillas lo que dices, ni le interesa que le hables de tu producto. Lo que quiere es gente real. Opiniones sinceras. Cero patrocinios.

Un mero anuncio ya no sirve, discriminamos la publicidad como se conocía hasta hace poco, y esto es un nuevo reto para los negocios.

Por tanto, es lógico pensar que nuevas áreas profesionales aparecen para dar solución a esta nueva publicidad. Las redes sociales son un canal muy potente, y no tiene sentido que las gestione una persona ajena al negocio. Cuántas veces hemos escuchado eso de “Las redes sociales las lleva mi mujer”, “Tengo un sobrino que me lleva eso”… creo que no nos estamos enterando de la película amiguis.

Necesitamos una estrategia de contenidos que tenga un objetivo claro, y que vamos a alcanzar con un plan editorial. Aquellas personas que escriben en nuestras redes sociales han de hacerlo pensando en la persona a la que hablan, deben conocerla para hablar su lenguaje. Y deben de compartir o estar bien empapados de nuestra filosofía de empresa, conocer muy bien el producto para poder hablar por él. Además, son quienes van a poner palabras en nuestra boca, y quienes van a estar en permanente contacto con nuestros potenciales clientes, o clientes habituales.

¿En serio os parece algo para dejar que lo haga otra persona en sus ratos libres?
¿De verdad vamos a dejar que se publiquen en nuestros perfiles digitales contenidos sin tener en cuenta las mejores horas para hacerlo, sin un plan, sin una llamada a la acción que funcione, sin embudos de ventas?
¿Vamos a desperdiciar todas estas oportunidades solo por estar, y por estar gratis o barato?

La huella digital que dejamos en internet puede tener mucha repercusión, y es un terreno que está fuera de nuestro control. No quiero alarmaros, pero una captura de pantalla y olvídate de borrar aquel comentario desafortunado porque ya no habrá marcha atrás.

 

DICHO ESTO. Que me voy por las ramas.

Necesitas hablarle a tu audiencia en su lenguaje, tener un plan, y ser relevante. Por este motivo aparece otro término: Brand Curator

Realmente es otro puesto de trabajo dentro del mundo marketero con relación a la estrategia de marketing en redes sociales. Brand curator es aquella persona que realiza la curación de marca, hace de comisariado del contenido. Es la persona que decide qué tipo de contenido se publica, y qué es relevante, para poder llevar a cabo ese plan de comunicación del que hablamos. Este perfil es el de una persona que lee mucho, se documenta, y consume contenido a saco.

Pero junto a este nuevo término, aparece otro. El Branded Content. Es decir, el contenido de marca, o corporativo. Digamos que las audiencias que han surgido de internet, no son las masivas audiencias de la televisión, por lo que todo está más segmentado. Las marcas ya no enseñan sus productos, si no que buscan una conexión con estas pequeñas audiencias para tener un vínculo y generar empatía. Esto lo hacen ofreciendo un contenido que puede entretener, enseñar o emocionar por ejemplo. Por tanto las campañas son ya de otra forma. Se pone atención a la perspectiva del observador, aportando algo nuevo, contándole otra cosa. Y lo mejor, estas audiencias están dispuestas a compartir tu campaña si les parece interesante, ya sea por el tipo de publicación, porque tiene una historia, porque es original. Lo que sea.

Aquí tenemos un nuevo marketing.

Pero ¿Cómo se hace branded content?

En primer lugar deja de pensar tanto en tu producto y su funcionalidad, y piensa en el valor que ofrece y en la persona. Y con persona me refiero al buyer persona, al avatar, cliente ideal, o como quieras llamarlo.

Puedes utilizar herramientas de storytelling para aplicar narrativa, y contarles una historia. Esto además tiene una intención: generar conversación (que esto vuelve locas a las RRSS ).

Puedes crear un mini corto. Lo puedes grabar con tu móvil incluso, o si tienes titos, te curras una producción, pero lo importante es que hagas un product placement, o introduzcas tu producto de forma sutil, y no agobies con tu marca durante toda la campaña.

A ver. Las personas no somos tontas. Ya sabemos que si hacemos una producción contando la historia de los pastores de yaks en el Himalaya es porque una marca lo ha creado con un fin publicitario, no es que haya venido Guillermo del Toro por amor al arte a ofrecernos por la patilla una master piece, para nuestro deleite cuando vamos en el metro.

Por ejemplo, el famoso anuncio de Estrella Damm de 2019 es un claro ejemplo. Nos contaba una historia muy simpática, se te olvidaba que estabas viendo un anuncio, y al final te colaban la historia de la cerveza. Pero chica, te parece bien, porque te han ofrecido una historia interesante. Y lo mejor es que la gente veía el anuncio en la tele, y luego iba a youtube a ver el corto completo.

Aquí tenéis el vídeo

Y otro ejemplo sería este de la compañía ARKOS

Básicamente ponte en la piel de la otra persona, y usa tu producto, tu marca, pero sé sutil, no agobies, que la gente es lista y lo pilla a la primera. Aporta valor. Suma. Y cuenta las cosas a tu manera.