Y a los cuatro meses, nació la web

Tenemos muy claro una cosa; no hay quien nos pare.

Si pensamos en todo lo que tenemos que hacer para arrancar un negocio, no empezaríamos nunca. Una marca, con su logo, su identidad gráfica, valores, objetivos, un plan de negocio, un perfil de cliente, redes sociales, una web, fotos, copy, tarjetas de visita, plantillas, correo electrónico… Vale, paro aquí no vaya a ser que desmotivemos a alguien. El caso es que siempre hemos creído que no teníamos que esperar a tenerlo absolutamente todo para darnos a conocer. Somos una agencia de comunicación que ha estado cuatro meses con una plantilla por defecto como web. Sí hermana. ¿No se supone que dices toooodo lo contrario?. Sí. Pero aunque Mood&Brand lleva en nuestro coco mucho tiempo, fue cuestión de 24 horas que diéramos el paso, y nos encontráramos en posición de darlo claro.

Así que le hemos dado prioridad a otras cosas. A nuestro círculo más cercano, a organizar un poco nuestra vida, ir a eventos, ver gente…. Los fundamentos los teníamos claros, y durante este tiempo hemos estado trabajando, pero sin cegarnos por la parte más visible para quienes no nos conocen. Ojo, esto es importante. Quien nos conoce y nos recomienda, no necesita de nuestras redes sociales con 50K de seguidores, ni una web currada. Quien nos conoce solo necesita nuestro número de teléfono. Y ahí voy.

La marca te da una confianza para quienes NO te conocen. Y cuando estás empezando, primero (en mi opinión) es cuidar a quienes están a tu lado, y luego abrirte a los demás poco a poco. Pero sobre todo, queríamos disfrutar del proceso. Si hacemos las cosas por obligación, durmiendo tres horas por la noche, si solo pensamos en lo siguiente que hay que hacer, vamos a estar en una posición poco agradable, donde las árboles no te dejan ver el bosque.

Hace cuatro meses creamos una agencia de comunicación, pero hoy se puede dar por finalizada la web, que actualmente tiene este aspecto: